50.39 x 36.30 in
Pintura
50.39 x 36.30 in
Pintura
31.50 x 41.73 in
Pintura
25.59 x 35.43 in
Pintura
23.62 x 31.50 in
Pintura
41.73 x 31.50 in
Pintura
24.61 x 34.06 in
Pintura
40.16 x 29.92 in
Pintura
40.16 x 29.92 in
Pintura
Ver todas las obras

Deja un comentario o haz una crítica

Comentarios

Costa Rica

¿Te gusta este artista?

Hazte seguidor y sé el primero en enterarte de su próxima publicación

Biografía

El pintor Armando Fallas Varela nació en Naranjal de Nicoya, Guanacaste, el 28 de noviembre de 1972. Es hijo de Juan de Dios Fallas Méndez, fallecido en 1991, y Carmen Varela Salazar, quien actualmente mantiene una particular cercanía con el artista.



Sus progenitores proceden de dos puntos extremos del pueblo en que vendría al mundo; ella al norte y él al sur de Naranjal. Juan de Dios fue un agricultor y derribador de montaña, como era...

¿Qué medidas de seguridad toma Artelista?

  • Perfiles de artistas verificados
  • Artelista recoge la obra en el taller del artista tras validar que todo está correcto y la lleva directamente a tu casa. Aseguramos la obra durante el envío con Allianz Seguros ™
  • Una plataforma segura: El artista no recibe el dinero hasta que nos confirmas que todo está bien
  • Si al recibir el cuadro no te convence, pasamos a recogerlo gratis y te devolvemos el dinero
  • Obras con certificado de autenticidad
  • Atención telefónica

¿Cómo pago?

  • Los pagos se realizan por internet, a través del sistema seguro de Artelista. Haz clic en el botón "Añadir a la cesta" y selecciona la forma de pago que prefieras: Tarjeta de crédito/débito, PayPal o transferencia bancaria.
  • Gastos de envío cubiertos por Artelista
¡Mira todo lo que te ofrecemos!

El pintor Armando Fallas Varela nació en Naranjal de Nicoya, Guanacaste, el 28 de noviembre de 1972. Es hijo de Juan de Dios Fallas Méndez, fallecido en 1991, y Carmen Varela Salazar, quien actualmente mantiene una particular cercanía con el artista.



Sus progenitores proceden de dos puntos extremos del pueblo en que vendría al mundo; ella al norte y él al sur de Naranjal. Juan de Dios fue un agricultor y derribador de montaña, como era común en aquella época. Sus principales pasatiempos, antes de abandonar la soltería, consistían en jugar al fútbol aficionado en la plaza del lugar, e irse de pesca a las playas de Sámara. Hacia finales de los sesentas e inicios de los setentas era común oírlo decir: “Voy a ir a Sámara a traerme unos pescados”. Uno, dos o tres días después regresaba con una carga de peces que daban la impresión de una actividad mágica, de la cual nunca regresaba sin éxito. También gustaba mucho de la caza, aunque por aquella época en el lugar ya no era abundante la fauna silvestre.



Por su parte, Carmen era una joven particularmente atractiva, cuya característica familiar más evidente radicaba en el aspecto musical. Don Roberto Varela, su padre (abuelo del futuro pintor) era un diestro guitarrista del lugar y, de algún modo, una especie de virtuoso de la marimba. A él correspondió darle la bienvenida, mediante la música, al nuevo presidente, cuando en 1974 Daniel Oduber  Quirós obtuviera el triunfo en las elecciones presidenciales y decidiera, a lo pocos días, visitar el lejano poblado naranjaleño.



Es posible que estas actividades constituyan las principales muestras de lo que con el paso de los años afloraría en el pequeño Armando como una irreprimible irrupción artística. Por un lado, la magia que su padre imprimía a la actividad pesquera singular que ejecutaba; por el otro, la vocación musical de su familia materna.



Cierto día de enero de 1972, Juan de Dios dijo de pronto, en casa de sus padres: “Ya me voy; voy a traerme a Carmen”. Y cumplió. Al día siguiente, ya casados por el rito de la iglesia católica, empezaron a convivir en un ranchito de palma localizado muy cerca de un precipicio casi mítico, entre lo más remoto del lugar.



 



Su infancia



Mientras vivían en aquel ranchito había de nacer, a finales de ese mismo año, el primogénito. Poco después  de haber llegado al mundo, cuando ya conseguía mantenerse en pie dentro de su cuna, lo que más le atraía al recién nacido era el cabello de sus primos y primas de una edad similar a la suya. Esperaba a que la potencial víctima se le acercara y, cuando la tenía a su alcance, le atrapaba el cabello entre sus dedos y se lo halaba con violencia, como si quisiera desprenderlo en definitiva del cuero cabelludo. Mientras esto hacía, emitía un ruido particular con su aparato fonador; algo así como “goye, goye, goye, goye…”



Esa fue su característica más distintiva durante su primera infancia.



En 1974 la familia emigró para siempre de Guanacaste; tratarían de encontrar una mejor vida como peones bananeros en el Valle la Estrella. Ahora, además del futuro pintor, también había nacido Maritza, su primera hermana. Juan de Dios y su familia se radicarían en Finca 16, en cuya escuela Armando aprendería sus primeras letras y, lo más importante, daría a conocer a particulares sus trazos más elementales, practicados en papel, con crayolas y lápices de color.



A sus siete años, Armando sobresalía particularmente por la elaboración de sus primeros retratos, a los cuales dotaba de una maestría notable en alguien que bien podía haber sido considerado un niño prodigio. Muchas veces era requerido por su maestro para que le dibujara en la pizarra, con tiza, el aparato digestivo. En otras ocasiones, mientras el docente se esmeraba en explicar algún tema determinado, el excéntrico niño se esmeraba en dibujar, sobre el papel de su cuaderno, los rasgos del adulto que tenía en frente.



En aquel lugar llegaron a la vida los otros dos miembros de la familia, con lo cual quedaría establecida en forma definitiva. Serían sus nombres Bitinia, una saludable niña con aires de notable bienestar, y Ricardo, un muchachito rubio con evidentes ínfulas de supremacía.



Con todos los integrantes ya en plenitud de facultades existenciales, la familia emigró nuevamente, en 1980, esta vez hacia la Zona Sur. Intentarían dar un nuevo norte a su economía mediante las cogidas de café, viviendo ahora junto a los abuelos paternos, Virgilio Fallas Araya y Rosa Méndez Castro.



El tiempo vivido en Santo Domingo de Agua Buena, Coto Brus, en la provincia de Puntarenas, fue breve, pero pudo haber influido en buena parte para que el gusto del niño se aferrase, cada vez más, a la admiración del terruño y de los diversos paisajes costarricenses. Por otro lado, fue en esta zona donde se reconoció con mayor claridad el interés que manifestaría hacia las historias de superhéroes. Una mañana, mientras la familia recolectaba café en la finca del abuelo, Armando preguntó:



-Papi, dígame una cosa: ¿Tarzán en verdad existe, o es solo imaginario?



-No, muchacho, no. Tarzán no existe. Es posible que en otro tiempo haya existido, pero ahora ya no. Todo pueden ser recuerdos de lo que hizo mientras estuvo vivo.



Era la mejor respuesta que el padre podía brindar: no ofrecía expectativas imposibles de comprobar, pero tampoco anulaba la fantasía del curioso niño, que mostraba un interés particular en  reconocer cuánto cabía en la imaginación y cuánto en la realidad.



Y retornaron al Valle la Estrella.



Hacia mediados de los ochentas, Armando llevó en Limón un curso de pintura, patrocinado por doña Margarita, gran amiga de sus padres. Ya muchos sabían que el muchacho contaba con aptitudes particulares para la pintura, pero este curso intensivo indicaba hasta dónde sus inclinaciones eran diferentes de lo habitual en otros contemporáneos.



A decir verdad, su antecedente más directo hacia este tipo de arte lo constituía su tío Francisco, hermano de Juan de Dios; frecuentemente, el tío paterno creaba cuadros de aficionado, incorporando trazos y produciendo imágenes que atraían la atención de muchos. Algo similar ocurría con el mayor de los primos. Pero Francisco también sobresalía esculpiendo, en madera, las figuras de diversos animales, especialmente aves y mamíferos, que obtenían una valoración general semejante a sus pinturas.



Pues bien, después de haber culminado su curso de pintura en Limón, Armando dio una sorpresa singular: en vez de producir sus primeros cuadros de reconocidas cualidades, su arte se enrumbó hacia la elaboración de figuritas en madera, a las cuales llenaba de los colores que mejor creía convenientes. Y tuvo una clientela relativamente importante. “¡Huy, pero qué bonito! ¡Es de madera! ¡Yo quiero uno!”, se llegó a escuchar algunas veces entre quienes admiraban tales creaciones. “Es un capricho”, respondía el novel artista; “pero, si quiere, le puedo preparar uno”.



Es muy posible que estas hayan sido, de hecho, sus primeras percepciones económicas derivadas de su arte. Lo cierto es que su potencialidad como pintor privilegiado perviviría más bien en forma latente, incubándose a plenitud, para reaparecer cuando fuera el instante más propicio.



 



Su juventud



Durante la segunda mitad de los ochentas, el joven Armando habría de iniciar un fervor inusitado por las revistas de historietas entre la población del lugar. El caso es que, sin muchos aspavientos, había venido adquiriendo la mayoría de las revistas que en aquel tiempo producía la casa editorial colombiana Editora Cinco. Memín, Lágrimas y risas, Fuego, El fugitivo temerario, Águila Solitaria y, de manera particular, Samurai y Kalimán. Jhon Barry se convirtió, quizás, en la principal fuente de inspiración para que el muchacho determinara dedicar un tanto especial de sus energías a la adquisición y despliegue de las artes marciales, al punto que más adelante se le convertirían en una característica distintiva de su persona. Pero también debió influir la sana y promisoria filosofía de vida representada en el carismático Kalimán.



Acaso lo que más haya llamado su atención fueran las numerosas ilustraciones que mostraban las tales historietas, lo cierto es que, habiendo acumulado una colección enorme de ejemplares, empezó a pregonarlos entre sus numerosos primos, hasta lograr que Kalimán, Samurai y Águila Solitaria fueran apreciados por la generalidad de aquel sector de la población del lugar.



Sin embargo, durante aquellos años, época de su inevitable adolescencia, Armando daría muestras de su particular rebeldía, al punto que durante dos años se alejó del lado de sus padres y los sobrellevó viviendo en casa de Francisca Cruz, una amiga incondicional de la familia, mientras realizaba diferentes trabajos en la Standard Fruit Company.



En abril de 1991, durante dos días consecutivos se hablaba de la extraña desaparición de Juan de Dios, quien por esos días laboraba en la producción de durmientes para el ferrocarril, obtenidos a partir de maderas duras y pesadas. Hasta que por fin se supo que había fallecido en el hospital México, a donde había sido llevado de emergencia después de que le fallara el marcapasos que sustentaba su corazón, del que había sido operado diez años atrás. La familia, en ese tiempo, vivía en medio de un sector selvático de Caño Negro, en el Valle la Estrella, donde el trabajador padre había logrado comprar una finca con la que pretendía asegurar el porvenir de su descendencia. Su legado de esfuerzo, compromiso y desprendimiento incondicional por el bienestar de sus seres queridos quedaría para siempre en la memoria y en el corazón de quienes lo conocieron.



Quizás la muerte del padre haya propiciado el desarrollo de las actividades familiares tal como después se evidenció. Lo cierto es que, en 1992, Armando estuvo laborando de palero en las fincas bananeras, practicando la creación de canales de drenaje que bien podrían considerarse artísticos, por la belleza final que mostraban. Allí, en medio de tal ambiente, el joven habría de sorprender varias veces a sus compañeros de labores, cuando de repente, aprovechando que se había quitado la camisa para trabajar, se quedaba inmóvil y profundamente concentrado, hasta que su organismo empezaba a hincharse de manera insólita. A tal punto llegaba su “número artístico especial”, que su cuerpo, tradicionalmente delgado, mostraba progresivamente una musculatura desconocida, como los grandes exponentes internacionales del físico-culturismo. Hasta su piel perdía la apariencia natural y se tornaba más bien como una especie de lona o alguna otra tela particularmente porosa. Ante la sorpresa de quienes lo observaban, él explicaba que aquello era logrado gracias a su concentración especial, cuya profundidad le impedía respirar durante todo el proceso y corría incluso el riesgo de morir, de no ser gracias a la innegable juventud de que gozaba.



Por la misma época, aconteció un episodio cuya trascendencia sería especialmente considerable en la vida de Armando. El caso es que, durante un breve tiempo que pasó viviendo en la comunidad de Bananito, en Limón, un hombre atacó a su esposa (ambos de nacionalidad nicaragüense) con una agresividad tal que le desfiguró el rostro a machetazos, además de haberle dañado severamente distintas partes de su cuerpo. No obstante, la mujer consiguió quedar con vida gracias a la intervención providencial de Armando, que puso en riesgo su propia vida para proteger la de aquella víctima indefensa que sucumbía a manos de su desquiciado esposo. El intruso defensor de tan desvalida mujer salió de la contienda con serias heridas en la cabeza y en la mano izquierda, donde aun conserva (y seguramente conservará por siempre) las consecuentes cicatrices. Al día siguiente de semejante acontecimiento, apareció la noticia en diferentes medios de información, uno de cuyos títulos rezaba: “Agresor intenta asesinar mujer y aparece el ángel de la guarda”.



 



Su lugar en el mundo



Poco tiempo después, la familia emigró hacia las cercanías de la capital. Armando pasó más de siete meses sin trabajo, colaborando en casa de sus tíos a cambio de una parte de su comida y bebida, además del hospedaje. Creaba y vendía retratos, pero a un precio que ni siquiera le permitía subsistir, al punto que, según sus propias palabras: “Cuando me percaté, debía casi siete meses de comida”. Durante esos meses aciagos, un guanacasteco le encargó tres pinturas con motivos especiales. Armando las elaboró con esmero durante más de mes y medio, y las entregó a su destinatario. El inescrupuloso fue puntual en el retiro de aquellos trabajos, pero no canceló ni siquiera un mínimo porcentaje de su valor. Profundamente decepcionado, Armando lloró durante todo el día y, como consecuencia, se alejó de su actividad como pintor incipiente durante seis años.



De algún modo, esos seis años coincidieron con la época en que no se volvió a saber de él en la zona del Valle la Estrella. Hasta que, hacia finales de la última década del siglo pasado, regresó a impartir lecciones de artes marciales, convertido ahora en un experto del kung fu. Esta transformación resultó altamente sorpresiva para muchos; pero la perplejidad no impidió que un grupo importante de jóvenes y niños (de ambos sexos) asistieran a clases con el maestro Armando, durante los meses que se mantuvo tal proyecto en la zona.



Por aquella época, se había enrolado en la policía comunitaria, así como, ad honorem, en la policía de reserva. En tales cargos se mantuvo también unos seis años, entre 1996 y 2001.



Ya por entonces, el sorprendente joven se había establecido en el cantón de Goicoechea, en San José, donde había adquirido una casa de venta y alquiler de videos que se convertiría en una de las principales en el país. Durante sus primeros años en las cercanías de la capital fueron numerosos los episodios que lo ligaron con rencillas y peleas callejeras, e incluso en casas vecinas a la suya, donde se vio obligado a usar sus habilidades físicas en beneficio de personas humildes que padecían a causa de agresiones propinadas por la delincuencia. Algunas veces las resoluciones de tales eventos adquirieron incluso connotaciones religiosas… que quizás no venga al caso especificar.



Después, ya en el nuevo siglo, Armando retomó con mayor asiduidad sus regresos al Valle la Estrella. Fundó pilas especiales para la cría de tilapias, compró algún terreno y adquirió ganado vacuno con énfasis en razas especiales de la producción lechera. Poco después compró también algunos ejemplares equinos de raza fina…



Las inquietudes existenciales que satisfacían el gusto del artista estaban mostrándose a plenitud, al tiempo que él creaba sus pinturas todavía incipientes, ya que aun no conseguía desprenderse del modelo adquirido desde su niñez. Inclusive costaría resaltar su arte de entonces sobre el de muchos pintores aficionados que, gracias a una porfiada  persistencia y al método del acierto y el error, consiguen a veces pulir su “estilo” hasta que les resulta suficiente y ya no lo superan. Acaso lo que más sobresalía en las creaciones artísticas de Armando en aquella época eran sus bien realizados retratos, menos comunes entre pintores aficionados.



 



Su consagración



Pero Armando estaba por dar su paso hacia la estilización y trascendencia de una obra plástica desconocida antes de él. En el año de 2010 se dio a conocer en diversos medios (prensa, radio y televisión, incluyendo internet) una diversidad de cuadros artísticos en pinturas singulares que, irremediablemente, exigían dar por sentado que una nueva corriente plástica había surgido.



El revolucionario pintor había conseguido fundir, en una misma imagen, los paisajes más paradisiacos de sus tierras conocidas, con las figuras de mujeres hermosas pero naturales, o con soberbios e idealizados caballos… Pero, a diferencia de lo que pudiera pensarse, las figuras de  estilizadas mujeres y arrogantes ejemplares equinos no aparecen en sus mejores obras posadas sobre el paisaje, sino que constituyen el paisaje mismo. Dicho de otra manera, si se eliminara el paisaje, desaparecería también la mujer o el caballo, del mismo modo que si se eliminara este elemento, desaparecería el paisaje a su vez.



Esta nueva forma de crear poesía a través de la pintura se ha venido delimitando dentro del surrealismo ; sin embargo, no parece plenamente producto de un estado extraordinario de la consciencia (con énfasis en el subconsciente), sino, por el contrario, una plenitud extasiada de la mayor belleza imaginable incorporada a otra forma de belleza también excepcional.



Armando sabe que nadie cuenta con la virtud de caerles bien a todas las personas. Por eso define su filosofía de vida en estos términos: “Creo en la amistad, en la paz y en el amor hacia la vida. Procuro ganarme la voluntad de mis detractores, pensando que todos merecen una oportunidad, y acaso muchas oportunidades. Puede ser que me rechazan porque no me conocen, entonces trato de mostrarles quién soy en realidad”. Quizás sea esa la razón por la cual ha optado por donar el 50% por ciento de las ganancias de sus ventas a instituciones de beneficencia o  bien a personas que sufren las consecuencias de algún siniestro que las haya afectado en forma inesperada. Con esto procura brindar una parte del consuelo que tales familias requieran.



Con la madurez que imprime la cercanía de los cuarenta años a toda persona reflexiva y crítica de su propia existencia, reconoce que no todo está constituido por aspectos positivos en la vida de las personas. Por eso acepta su atracción hacia el sexo femenino como una de sus principales debilidades. Cree, sin embargo, que su consciencia le irá mostrando los derroteros  más generosos para poder continuar hacia el futuro aferrado de la mano de Dios, en quien cree y confía sin reservas, al afirmar que solo Él pudo haberle permitido protagonizar un recorrido como el que le ha sido adjudicado, con sus numerosas vicisitudes.



Su amigo, el pintor Omar Porras, ha llamado la novedosa técnica de Armando para crear su obra  “impresionismo fantástico”, denominación que de algún modo remite al realismo mágico de la literatura. Este nombre produce en quien lo escucha una connotación armoniosa con lo que se percibe en las pinturas de Armando, y podría pensarse que no se requiere buscar otro posible. Sin embargo, solo el paso del tiempo dirá si la obra de este singular artista reposará sobre un terreno ya conocido o si, por el contrario, constituirá un nuevo espacio donde habitar, para dar cabida a muchas otras que se le asimilen en el porvenir.



En un sentido paralelo, solo el paso del tiempo evidenciará si Armando Fallas Varela sigue creando una obra similar a la que parece haber descubierto, o si optará más bien por adoptar otro modelo, ya sea previamente reconocido o uno que a él le corresponda dilucidar.

Solicitud de encargo

Rellena el siguiente formulario para encargarle una obra a este artista. Si deseas algún tipo de obra en concreto, puedes incluir tu presupuesto y dar el mayor número de detalles posible.

  • ES
  • /
  • USD $
  • /
  • in
  • Copyright © Artelista Worldwide S.L 2004-2017

Utilizamos cookies propias para ofrecer una experiencia de navegación cómoda en nuestra web y de terceros para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias según su navegación, también para análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servcios. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Más información >

Devolución fácil y gratis


En el caso de que al recibir tu pedido cambies de opinión o simplemente no te convenza, dispones de un plazo de 14 días naturales sin coste de devolución para ti, a contar desde el día siguiente a la recepción del pedido, para cambiarlo o devolverlo.


Para hacer tu cambio o devolución sólo tienes que seguir estos pasos:

  • - Envíanos un email a customerservice@artelista.com y nuestro servicio de Atención al Cliente contactará contigo de 10 a 14h y de 16 a 18h (hora de España peninsular) de lunes a jueves y los viernes de 10 a 14h. Ten siempre a mano el número de pedido sobre el que quieres realizar tu consulta, será más fácil y rápido.
  • - La empresa transportista recogerá tú pedido en el lugar que nos indiques y cuando recibamos la obra te devolveremos el importe integro de tu compra.

Disfruta ahora de todo el arte en Artelista

Envío gratis, rápido y seguro


En Artelista tienes a tu disposición obras de arte de artistas de todo el mundo, hasta 170 países diferentes, y no queremos que los gastos de envío te supongan un problema a la hora de disfrutar del mejor arte. El precio indicado en la obra es el precio final a pagar al final del proceso de compra, sin sorpresas. Además, para mayor tranquilidad, aseguramos las obras durante el envío con Allianz Seguros, por lo que en caso que la obra llegue dañada, nosotros nos encargaremos de gestionarlo todo.


El tiempo de entrega de las reproducciones es de 5 a 7 días laborales, mientras que el tiempo aproximado de entrega de obras originales varía en función del país de origen de la obra. Una vez el artista tiene la obra lista para el envío, tu pedido puede tardar entre 24 y 72 horas en ser entregado, pero estos tiempos pueden verse afectados por posibles gestiones en aduana si el país de origen se encuentra en un espacio común (UE, NAFTA, etc.) diferente al de tu país. Recuerda, fíjate bien en el origen de la obra antes de comprar, puedes consultar los posibles costes de importación aquí. Los envíos desde países como Argentina, Colombia o Cuba necesitan una autorización especial para la exportación, por lo que hay que tener en cuenta esto de cara al tiempo de entrega.


No hay que olvidar que se trata de obras de arte, por lo que pueden estar en una exposición. Normalmente, estas obras están marcadas como “no disponible” en la web, pero si está a la venta, tienes que tener en cuenta que el artista tiene que gestionar con la organización la devolución de la obra para poder preparar el envío de la misma.


Disfruta ahora de todo el arte en Artelista

Atención personalizada


Estamos trabajando con un producto único como lo son las obras de arte, y nuestra intención es que tú también lo sientas así, por lo que ofrecemos una atención personalizada y cercana. Estamos a tu disposición en todo momento. Si tienes cualquier inquietud sobre el artista, alguna pregunta sobre el estado de tu pedido o necesitas contactar con nosotros para informarnos de lo que sea.


Contacta con nosotros como prefieras:

  • - Envíanos un email a: customerservice@artelista.com
  • - Utiliza el chat que tienes disponible en la web
  • - Llámanos al +34 935 045 650 de lunes a viernes de 9:30 - 18:00 (GMT+1)

Disfruta ahora de todo el arte en Artelista

Recibir antes de pagar - Solo en Artelista

Con el servicio Recibir antes de pagar, compras online y pagas después de haber recibido tu pedido. Así de sencillo.

  • - Artelista es la primera galería de arte en enviar la obra antes de que la pagues.
  • - 100% seguro. Pagar en internet hoy en día es seguro, pero ¿hay algo más seguro y cómodo que no compartir los datos de tu tarjeta?
  • - Paga en 5 días desde que la recibes, por transferencia bancaria.
  • - Gratis, sin costes adicionales por el servicio.

De momento este servicio está disponible en España y por un importe máximo de 400€.

Información sobre reproducciones

En este momento no es posible realizar envíos de reproducciones fuera de España. Estamos trabajando para volver a ofrecer el servicio lo antes posible.

Disculpa las molestias